Categorías

Temas

Cargando Google Search en COBIPEF.ORG

¿Qué es la Orientación Familiar?

La orientación familiar es el conjunto de técnicas y prácticas profesionales dirigidas a fortalecer las capacidades y los vínculos que unen a los miembros de un mismo sistema familiar, con la finalidad de que éstos resulten sanos, eficaces y capaces de promover el crecimiento personal de cada uno de los miembros de la familia y de sus lazos afectivos y emocionales.

Para abarcar en su totalidad el amplio alcance que tiene la orientación familiar, las acciones pueden estar dirigidas a:

Prevenir: con la finalidad de evitar posibles conflictos intrafamiliares mediante la promoción del desarrollo de una adecuada interacción entre los miembros de la familia. Esta hermosa labor es predominantemente educativa y formativa, y  ponemos todo nuestro esfuerzo en transmitir los valores cristianos y las virtudes humanas, tomando como modelo la Sagrada Familia. Dado que la práctica de las virtudes y el crecimiento personal deben no sólo mantenerse sino incrementar progresivamente a lo largo de nuestra vida, se procura concientizar a todos los miembros de la familia acerca de la necesidad de una labor educativa y formativa permanente.

Asesorar: de modo que se encaucen adecuadamente las dificultades o problemas que se presenten en la dinámica familiar, así como en la evolución de cada uno de sus miembros. La asesoría es un tipo de intervención dirigida a proponer directrices adecuadas de convivencia y comunicación familiar que faciliten la resolución de las dificultades o problemas.

Brindar tratamiento terapéutico: en aquellas situaciones que han llegado a generar crisis profundas de tipo personal o familiar que requieren de apoyo y orientación especifica, ya que no son superables sin ayuda profesional. Es indispensable que el orientador conozca a fondo la interacción familiar, de modo que pueda proponer los tratamientos idóneos en cada caso.

Cualquiera que sea la acción que se tome en la orientación familiar, ésta ha de estar basada en una sinceridad plena de ambas partes, es decir tanto del orientador como de los miembros de la familia. Si se ocultan sucesos, costumbres o puntos de vista por parte del paciente, el orientador no dispondrá de la adecuada y necesaria información que le permita dar los consejos idóneos. Por su parte, el orientador debe comunicar claramente las medidas a tomar para la resolución de los problemas, procediendo con delicadeza pero también con firmeza y sin dejar de proponer los cambios que sean menester aunque resulten exigentes. Por ello, es también necesario que los pacientes tengan una honesta disposición de búsqueda y apertura a la verdad, la cual tiene una gran fuerza liberadora, ciertamente, pero con frecuencia reclama cambios (mejoras) en la propia conducta.

Tags: amor, crecimiento, educacion, hijos, orientacion familiar, psicologia, valores, virtudes
Abril 2014
LMMJVSD
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930

Visitas

HoyHoy143
TodasTodas152406